Enrique es un individuo placentero. Su proceder apacible sirve como una fuente de diversas energias y expresiones que aportan equilibrio a su vida: es cauteloso y aventurero, serio y risueño, cerebral e intuitivo, realista y espiritual. Su esposa le dirá que es enigmático y poco convencional. Este es el autor en pocas palabras.

Enrique emprendió diversos estudios en pre-medicina y se convirtió en Terapeuta de Vías Respiratorias en el 1973. A principios de la década del 1980, se graduó con un título en antropología de la Universidad del Sur de la Florida, en Tampa. Su atracción por la religión y la antropología médica lo llevó a estudiar religión y espiritualidad desde una perspectiva intercultural.

En el 1996, estudio y obtuvo los títulos de Maestro de Usui Shiki Ryoho Reiki y Maestro de Karuna® Reiki y comenzó a enseñar clases de certificación de Reiki bajo el nombre, Los Iluminadores en San Petersburgo, Florida. Su plan de estudios incluía clases sobre otros métodos alternativos de sanación, y su plataforma de enseñanza siempre incluyo la oportunidad de practicar el asesoramiento espiritual. Enrique también obtuvo certificaciones en Reflexología, Hipnoterapia, Cromoterapeuta, Terapeuta del Aura, Terapeuta de Sonido y Terapeuta de Chakras.

Un año después de su experiencia cercana a la muerte en el 2001, Enrique regresó al campo de la salud, esta vez, con una perspectiva completamente diferente, en la que reconoció la necesidad de integrar las prácticas holísticas con las terapias occidentales, tratando el cuerpo, la mente y el espíritu. A lo largo de su carrera de 45 años, su principal área de especialización fue el cuidado de pacientes en estado crítico y siempre ofreciendo su ayuda a los familiares. Con su renovado vigor y convicción, fusionó con éxito las filosofías occidentales y orientales de atención al paciente en su práctica profesional como terapeuta de vías respiratorias hasta su jubilación en el 2018.